Si te encuentras en un momento en el que Cancelar Deudas te resulta muy difícil, te interesará saber que podemos encontrar una solución. Todos merecemos una segunda oportunidad.

Cada mes recibimos una gran cantidad de facturas que pagar, y normalmente se van cancelando esas deudas a través del banco. El día a día es muy exigente y mientras vas corriendo de un lado a otro, desde la cuenta de tu banco se van confirmando esos pagos. Pero en ocasiones, hay personas que tienen problemas para seguir pagando, y en ese momento su día a día se complica aún más.

 

Una Ley que sirve para Cancelar Deudas.

 

Las personas se dan cuenta realmente de cuántos recibos pagan cada mes, si llega un momento en el que no pueden hacer frente a todos ellos. La cantidad de facturas que se acumulan es terrible. Las llamadas o correos electrónicos de los acreedores se amontonan; y van engrosando la bandeja de entrada del correo electrónico o el buzón de voz del móvil.

Cuando una persona se siente sobrepasada por esta situación; tiene que devolver o bien cancelar deudas y debe solucionarlo lo antes posible, de lo contrario, la situación irá empeorando mes a mes y se formará una gran «bola de nieve».

Muchas personas que se encuentran en una situación tan estresante como la descrita, dejan de contestar a las llamadas y a los correos electrónicos. Además de tener que lidiar con una vida muy ajetreada, que casi no les deja ni pensar, también deben encarar una situación que quizás les avergüenza y que las ha dejado descolocadas. Existe la posibilidad de cancelar deudas que no se pueden pagar y es necesario ponerse a trabajar cuanto antes.

 

Primer paso, asumir que no se pueden pagar las deudas.

 

Tendemos a pensar que esta situación tan excepcional, en la que estamos teniendo problemas para pagar las deudas, será pasajera. También es habitual imaginar que llegará un «golpe de suerte». Pensar de esta forma puede resultar muy peligroso, puesto que no nos ayudará a situarnos; nos alejará de la realidad. Tampoco nos ayudará a prepararnos para afrontar la situación con la determinación necesaria.

Una familia de 4 miembros, puede tener una media de gastos mensuales fijos cercanos a los 2.000€. Además de esta cantidad fija, también debemos contar con los imprevistos; que como su nombre indica, no estaban contemplados en los gastos habituales. Quizás sea necesario reparar el coche, cambiar la caldera, el frigorífico…

Cuando no tenemos dinero para afrontar un imprevisto que no puede esperar, como por ejemplo que se estropee el frigorífico, es habitual pedir financiación para poder tener otro en un corto espacio de tiempo. Los microcréditos no parecen importantes, porque suelen ser de importes muy bajos, pero si los sumamos todos y los añadimos a los gastos fijos, es cuando nos damos cuenta de la magnitud del problema.

Si hacemos cuentas, sólo que estos problemas de pago duren 3 o 4 meses, nos ponemos rápidamente en 10.000€ o 12.000€ de impagos y subiendo.

 

Tipos de deudas, ¿se pueden cancelar todas?

 

Los antes mencionados microcréditos o créditos rápidos, son pequeños préstamos personales en los que el tiempo de devolución y el importe solicitado suelen ser menores. Acceder a este tipo de créditos es bastante sencillo y rápido. Muchas personas no tienen en cuenta que, en el caso de no poder devolver estos pequeños préstamos, las consecuencias serán las mismas.

Además de estos pequeños créditos, también podemos acceder a préstamos un poco más amplios en cuanto a importe y tiempo de devolución. Es posible que se soliciten para comprar un coche nuevo, hacer reformas en el hogar o adquirir una vivienda (hipoteca). En el caso de la vivienda, que suele ser la parte más delicada de cualquier impago, debemos tener en cuenta que no es fácil llegar a una solución.

Cuando estalló la crisis financiera, allá por el año 2008, hubo algunos casos de personas que no podían hacer frente a su hipoteca, y entregaron las llaves de la vivienda para quedar en paz con el banco. Esto trascendió en los medios y rápidamente se informó de que esta no es la vía para cancelar deudas hipotecarias. Para encontrar una solución en cada caso, es muy importante ponerse en manos expertas.

 

Sí, existe una Ley con la que Cancelar tus Deudas.

 

La respuesta a la pregunta que formulamos en el título de este post; si existe una Ley para Cancelar las Deudas, es sí. Se pueden cancelar deudas gracias a la Ley de Segunda Oportunidad.

Para conseguir cancelar deudas gracias a la segunda oportunidad, es necesario valorar cada caso de forma particular. Por este motivo será necesario tener toda la información sobre qué préstamos existen, y a cuánto ascienden los impagos. También es importante poder certificar que se actúa de buena fe y que no ha habido ningún pacto anterior con los acreedores.

Si te encuentras en alguna de las situaciones descritas en este artículo; y necesitas saber cómo podrías cancelar deudas, desde Ley 2 estaremos encantados de analizar tu caso y ofrecerte la mejor solución posible. ¿Cuándo comenzamos?

Contacto

Consentimiento

Open chat
¿En qué podemos ayudarte?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?