Cuando las personas físicas o autónomos tienen deudas con la Administración Pública, el embargo de cuentas bancarias es un mecanismo que utilizan para cobrarlas. Con esta medida se aseguran el cobro de las deudas pendientes. Es importante saber cuándo ocurre, por qué pasa y cómo actúan los bancos en estas situaciones.

 

Funcionamiento del embargo de cuentas bancarias.

 

Un embargo de cuentas por deudas con la Administración es algo muy habitual. Estas medidas de cobro las llevan a cabo desde las propias administraciones, o quizás a través de un juez. Depende de cada caso. Hay unos tiempos determinados desde que comienzan estos procesos, hasta que se materializa un embargo de cuentas bancarias.

Antes de proceder a un embargo de este tipo deben existir notificaciones de pago, por lo tanto, se envían previamente varios avisos al domicilio. Todos conocemos las notificaciones para el pago de impuestos. Este tipo de notificaciones se reciben mediante carta certificada, con varias semanas de antelación a la fecha límite de pago.

En el caso de no pagar el impuesto transcurrida la fecha límite, se reciben más notificaciones. Todas ellas tienen una nueva fecha de pago y un porcentaje de recargo que se va incrementando. Después de varias cartas certificadas, las personas que no pagan acabarán por recibir el embargo de sus cuentas bancarias.

 

¿Pueden embargar todo el dinero de una cuenta?

 

Es cierto que ante los embargos que realizan las Administraciones Públicas poco podemos hacer. Las entidades bancarias no pueden oponerse y cuando sucede las personas las reciben por sorpresa. Aunque no debería ser una sorpresa, porque previamente se han enviado varias notificaciones. Es importante ser muy ordenados con todas estas cuestiones, y tener un calendario actualizado del pago de los impuestos.

Cuando el mal ya está hecho, es decir, que Hacienda ha comenzado el proceso de cobro, existen unos tramos establecidos por ley en el embargo de una cuenta. Si el saldo de la cuenta es inferior al salario mínimo interprofesional, no deberían embargar nada. Cuando el saldo supera esa cantidad mínima, se aplican una serie de porcentajes:

  • 30% si el saldo dobla el salario mínimo interprofesional.
  • El 50% si triplica esa cantidad
  • 60% en el caso de superarla en cuatro veces más
  • Pudiendo llegar hasta el 90% del importe debido, si el saldo en la cuenta bancaria supera en más de cinco veces esa cantidad mínima

 

Embargo en cuentas compartidas.

 

Se producen muchos embargos en cuentas que tienen varios titulares. Es importante saber que si uno de los titulares no tiene ninguna deuda con la Administración, esto no parará el embargo y se producirá de igual manera. Sólo hace falta que uno de los titulares tenga deudas para que ambos se vean afectados.

Lo que muchas personas quizás no sepan, es que los titulares afectados; no deudores, pueden reclamar ante los tribunales en el caso de verse afectados por esta medida. En este caso, la relación que exista entre ambos titulares, es decir, el titular deudor y el no deudor, es importante. Esto significa que, en el caso de que los titulares sean matrimonio en gananciales, la responsabilidad de uno pasa también al cónyuge.

En el caso de que los titulares no sean matrimonio en gananciales, el titular afectado y no deudor, tiene derecho a reclamar, Con objeto de alzar el embargo. Los titulares de una cuenta bancaria, en ocasiones determinan la propiedad que tiene cada uno de ellos sobre sobre el dinero que contiene esa cuenta. En el caso de que esto no esté especificado, se deduce que ese dinero pertenece a ambos cotitulares a partes iguales.

 

¿Se puede sacar el dinero de la cuenta por miedo a un embargo?

 

Cuando se realiza el embargo de una cuenta bancaria por orden judicial, y una vez iniciado el procedimiento de ejecución, lo que hace el juzgado o el Tribunal, es remitir la orden de embargo a todos los bancos. En esta orden de embargo se especifica la cantidad que deberá ser embargada. Siempre que el deudor sea titular o cotitular una cuenta corriente, con saldo, evidentemente.

En el caso de que esa persona tenga cuenta y saldo, en ese mismo momento la cuenta quedará embargada por la cantidad referida por el juzgado o Tribunal. El banco está obligado a notificar al deudor que ese saldo estará retenido. La notificación debería incluir el importe embargado, y una vía de contacto para que la persona afectada esté debidamente informada.

El embargo de la cuenta estará activo durante varios días. Si el deudor sospecha que puede ser embargado de forma inminente, puede sacar el dinero de la cuenta, pero es importante saber que esto constituye un delito. Concretamente es un delito de alzamiento de bienes. Los deudores desconocen este tipo de delitos, por eso es importante que siempre estén asesorados por buenos profesionales.

Si contactas con Ley 2 estaremos encantados de asesorarte. Encontraremos la mejor solución.

Contacto

Consentimiento

Open chat
¿En qué podemos ayudarte?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?