Hoy queremos compartir información acerca de la Ley de Segunda Oportunidad para particulares. Dicha ley; a la que se pueden acoger tanto particulares como autónomos, permite que una persona pueda cancelar sus deudas. Es un proceso administrativo que precisa de una serie de requisitos para poder llevar a cabo su tramitación.

La Ley de Segunda Oportunidad para Particulares, sería la medida equivalente a los procesos concursales que se llevan a cabo en las empresas, pero destinada a ayudar a particulares y autónomos. La Ley 25/2015, de 28 de julio, está publicada en Internet, para que todo el mundo la pueda consultar e informase debidamente sobre ella.

 

Con esta Ley, tienes derecho a una Segunda Oportunidad.

 

La Ley 25/2015, de 28 de Julio, de segunda oportunidad para particulares, está diseñada, como su nombre indica, para particulares y autónomos. Su nombre hace referencia a que existe la opción de cancelar las deudas y tener una segunda oportunidad. Es una forma de volver a comenzar desde cero, ya que antes de que existiera esta ley, las deudas acompañaban a estas personas durante toda su vida y debían hacerlas frente con su patrimonio particular.

 

¿Cómo funciona la Ley 25/2015, de 28 de Julio?

 

Cuando una persona se encuentra en una espiral de deudas, entra en una especie de bucle en el que debe atender reclamaciones todos días. Es una situación desesperante. A menudo estas personas se sienten abatidas y viven un calvario que parece que no vaya a terminar nunca. Pero existe la posibilidad de aprovechar determinadas herramientas; bien para renegociar esas deudas, o incluso para llegar a cancelarlas.

Desde Ley 2, te recomendamos que busques ayuda de profesionales. Es la mejor forma de asegurarte una tramitación realmente correcta. De esta forma, además de estar bien asesorado, asegurarás que se presenta toda la documentación necesaria para poder acogerte a ella. En Ley 2 somos especialistas y te podemos asesorar, además de ayudarte a tramitar toda la documentación requerida.

Sabemos que todavía hay muchas personas que son escépticas con esta Ley; y no confían totalmente en su efectividad. Es normal, porque sienten que no tienen fuerza, que quizás son demasiado «pequeños» frente a sus acreedores y esto no es así en absoluto.

Es cierto que las posibilidades de éxito no son del 100%, y no todos los particulares pueden acogerse a esta Ley, pero también es cierto que existen muchos casos de personas que sí lo han conseguido. ¿Por qué no iba a ser el tuyo?

 

Una Segunda Oportunidad para Particulares.

 

Las condiciones legales que se deben dar para que un particular o autónomo pueda acogerse a la Ley 25/2015, son:

  • Lo primero, es necesario que no exista patrimonio para poder hacer frente a las deudas. Puede ser que simplemente no se tenga, o que dicho patrimonio ya esté liquidado. No estamos hablando únicamente de la vivienda. Y destacamos que la primera vivienda tiene unas consideraciones especiales.
  • Existe una cifra máxima, que no se puede superar si un particular o autónomo quiere tramitarla. La deuda no puede ser superior a los cinco millones de euros.
  • También existe un punto, digamos, más subjetivo y que es motiva de duda: el deudor deberá acreditar «buena fe»

 

¿Qué ocurre con las deudas hipotecarias?

 

Es posible que hayas leído o escuchado, que las deudas hipotecarias no están incluidas en la Ley 25/2015, de 28 de Julio. Esto no es del todo cierto. Sí es verdad que las hipotecas quedan fuera de esta ley, pero en una situación en la que el banco ha ejecutado la hipoteca; por impago, y se ha vendido la vivienda en una subasta, la cosa cambia.

Si en esa venta de la vivienda, el banco no ha obtenido suficiente dinero como para saldar la deuda, le seguirás debiendo dinero. Aquí es donde te puedes acoger a la Ley, es decir, puedes solicitar el amparo de esta ley por la cantidad resultante y que te seguirá reclamando la entidad financiera.

Para un particular que haya perdido su casa, es muy beneficioso que pueda cancelar el 100% de la deuda con el banco. Es evidente que estamos hablando de una situación muy desagradable, pero peor aún sería no poder quitarse de encima toda la deuda; para poder así comenzar de nuevo.

 

¿Cuándo quedan anuladas las deudas?

 

Es importante saber que las deudas no quedan canceladas al momento; aunque quede acreditado que un particular puede acogerse a esta Ley . Esto significa que estas deudas seguirán vigentes durante 5 años. La resolución que garantiza que una persona se puede acoger a la Ley 25/2015, de 28 de Julio, tiene carácter provisional.

Esto está previsto porque, si los acreedores presentaran alguna circunstancia fraudulenta durante este tiempo, se podría volver a revisar el caso. Una vez transcurrido este tiempo y no habiendo presentado nada ningún acreedor, la deuda quedará cancelada para siempre.

Como habrás podido comprobar, cuando las cosas van mal y las deudas ahogan, existen posibilidades a nuestro alcance para encontrar una solución. Desde Ley 2, si es tu caso, estaremos encantados de atenderte. Si necesitas más información o quieres plantearnos alguna pregunta, puedes rellenar el siguiente formulario y te responderemos lo más rápido posible.

Contacto

Consentimiento

Open chat
¿En qué podemos ayudarte?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?